AUTO DE LA AUDIENCIA NACIONAL DE 19 DE ENERO DE 2018 SOBRE EL CONTROL DE JORNADA

El control de la jornada es un tema que, especialmente durante el último año y con ocasión de varios pronunciamientos judiciales, levantó cierto revuelo entre las empresas ante la incertidumbre de si existe una obligación general de controlar la realización de la jornada ordinaria de los trabajadores. Este control de la jornada ordinaria no solo ayudaría a poder controlar el horario ordinario pactado con el trabajador, sino también a verificar el efectivo cumplimiento de los descansos diarios, entre jornadas y semanales, así como la potencial realización de horas extras.

Actualmente la ley no exige dicho control de la jornada ordinaria, sino que solo se limita a exigir el control de la realización de las horas extraordinarias y a tiempo parcial, en el caso de que así se realicen en la empresa.

La cuestión parecía estar zanjada por la Sentencia del Tribunal Supremo 246/2017 de 23 de marzo, cuya doctrina fue reiterada en la Sentencia de 20 de abril de 2017, y por la cual se descarta la obligación general de registrar la jornada ordinaria de trabajo, por exceder dicho registro de lo establecido en la normativa vigente.

No obstante, en el nuevo caso que está siendo visto por Sala de lo Social de la Audiencia Nacional, CCOO y UGT consideran que sí existe dicha obligación de exigir un registro diario de la jornada, todo ello en base a la normativa local española y también comunitaria e internacional. La parte empresarial se opone, utilizando la doctrina asentada por los recientes pronunciamientos mencionados del Tribunal Supremo de marzo y abril de 2017.

Para dilucidar esta discusión, la Audiencia Nacional ha decidido que antes de resolver el caso, es preciso formular tres cuestiones prejudiciales al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), con sede en Luxemburgo, con el fin de verificar si el derecho español es acorde a la normativa comunitaria, ya que entiende que la falta de llevanza de un sistema objetivo de cómputo de la jornada impide verificar, tanto a los trabajadores como a los representantes de los trabajadores, el cumplimento de los límites en materia de jornada ordinaria, los descansos y la potencial realización de horas extras.

Esperemos la respuesta del TJUE ya que, sin duda, puede dar un giro a esta discusión y por supuesto influir en las actuales propuestas parlamentarias que tienen como finalidad la modificación de la ley para introducir la efectiva llevanza del control diario de la jornada ordinaria.

Os mantendremos informados tan pronto tengamos noticias sobre el TSJUE. Mientras tanto, la normativa española en esta materia como la doctrina del Tribunal Supremo no han sido modificadas, resultando obligatorias en cuanto a la no exigencia de un control diario de la jornada ordinaria.

Lo que se comunica a los efectos oportunos.

Compartir

Alejandro López-Royo